¡Muchas felicidades!
Cumpleaños anterior Siguiente cumpleaños
¡Hugo Antonio Chaires Cedillo cumple años!
¡Nancy Carolina Cázares Monsiváis cumple años!
¡Jesús Sabino Chávez Villegas cumple años!
¡Cecilia Leal Chávez cumple años!
¡Esteban Arturo Valdés González de High School cumple 15 años!
Siguenos en Facebook Siguenos en Twitter Siguenos en Youtube Siguenos en Instagram

Para un verano en Stanford, el Liceo la pretemporada perfecta.

Publicado el 25 marzo, 2014


Ricardo Salazar Berazaluce, es el ex alumno que estuvo presente en la Conferencia de la entrega de calificaciones del arranque de este ciclo escolar. Su estancia en Stanford nos recuerda que una base académica sólida es importante, esencial y más allá de ello lo que se distingue en una persona con estas cualidades en un mercado internacional es la educación humana que recibió del Liceo.

Por: Ricardo Salazar Berazaluce
Ex alumno y amigo del Liceo.

“Acepta la responsabilidad que conlleva vivir. Recuerda que tú eres el único que puede llevarte a donde quieres llegar, si no lo haces tú, nadie más lo hará.” – Les Brown

Palabras muy fuertes que tienen un significado bastante profundo. Desde que tenemos uso de razón nosotros, como seres humanos nos proponemos y planteamos muchas cosas. Ser director, ingeniero, doctor, contador, etc. Nos proponemos salir con un promedio excelente de preparatoria para poder entrar a una buena universidad.

Me provoca curiosidad que típicamente usemos el término “buena universidad”, ¿por qué no, una excelente universidad?, es más, ¿por qué no, la mejor universidad?

Eso fue algo que me propuse hacer una vez estudiando en el TEC. Identifiqué una oportunidad para aplicar al programa de honores de la Universidad de Stanford para participar en un intercambio  de verano. Para hacerlo se requiere un promedio arriba de 90 y tener un currículum bastante completo, además de ser seleccionado previamente por tu director de carrera. Gracias a Dios tuve el privilegio de ser uno de esos escogidos para aplicar.

El ITESM y Stanford sólo aceptaron a 20 candidatos a nivel sistema (31 campus a nivel México) para poder atender ese verano. Yo era uno de esos elegidos, de cientos de personas que aplicaron.

Mi primera reacción fue de asombro y de emoción por haber sido aceptado a tan prestigiosa universidad. Ser seleccionado para ser parte del programa de honores y estudiar en Stanford, universidad a la que siempre había querido entrar, era un sueño hecho realidad. Después de estas emociones siguió un miedo o nerviosismo. ¿Sería yo capaz de tener buenas calificaciones y sobresalir en un ambiente tan competitivo como el de Stanford, donde están los mejores del mundo?

La respuesta en un inicio fue muy sencilla. No se. Lo único que sabía era que llevaría tres materias de un concentrado llamado “Global Managament Program” el cual es un Diplomado con valor curricular más allá de la simple revalidación de materias y estaría llevando clases con los mejores maestros del mundo. Era hora de ponerme a actuar.

En Stanford viví en una residencia llamada “Branner Hall” en la cual conviví con 120 estudiantes de 32 países diferentes. Primero que nada la variedad de culturas, religiones, educación era demasiado y cada persona traía una perspectiva única del mundo. Era una oportunidad inigualable para aprender y convivir con los mejores maestros, competir contra los mejores alumnos y aprender de los empresarios más exitosos.

Para propósito de contar esta historia me adelantaré y regresaré un poco. Primero que nada me adelanto para comentar que gracias a Dios termine con un GPA (promedio) de 4.1 de un máximo de 4.2. Me distinguí en distintas clases siendo reconocido en una de ellas como el mejor expositor y establecí una amplia red de contactos internacional.

Pero lo que más me gustaría recalcar es el hecho de la competitividad que uno puede tener se desarrolla desde más chico. Desde el Liceo me formaron para responsabilizarme de mis tareas y trabajos. Siempre buscar hacer mejor las cosas, investigar y contextualizar, y trabajar bajo presión. Todas nuestras materias son demandantes y los profesores se encargan de prepararnos para poder enfrentarlas. La cuestión es que no me di cuenta del beneficio de esta formación académica hasta que en el ITESM comenzaron a dar frutos y la abundante carga de trabajo era algo para lo cuál yo ya venía preparado, como si el Liceo fuera la pretemporada perfecta.

En Stanford el nivel era aún mucho más demandante que el ITESM. Tres materias allá representaban aún más carga que 6 en el ITESM. Pero como ya había mencionado la preparación académica que el Liceo me brindó la pude desarrollar aún más y perfeccionar en el ITESM para llegar y poder sobresalir en los aspectos académicos de Stanford; pero lo que me llevó a sobresalir aún más, que en mi opinión es algo que está menospreciado del Liceo, es la formación humana que brinda.

En un ambiente internacional donde todo mundo viene con habilidades académicas sobresalientes, un aspecto distintivo es el aspecto humano e íntegro que yo desarrollé en el Liceo de Monterrey. Ese espíritu humano nos da un sello único a los alumnos del Liceo que es muy difícil de obtener en otra parte y que nos demuestra que a pesar de que podamos tener una excelente educación académica, no es nada si no es combinado con una excelente educación humana.

Para finalizar me gustaría compartir un mensaje que me escribió una de mis maestras que me llena de orgullo, no sólo por mí sino por lo que represento, a los “alumni” Liceo.

“Your final presentation was voted #1 by your peers (which I agree with.) They are telling you something. You have a gift. A gift of courage, authenticity, and humility. It’s an unbeatable combination and I, for one, wish there were more people like you in the world today.”

Estas palabras que ella expresa, no me cabe la menor duda, son aplicables a todos los graduados Liceo porque estoy seguro dejamos huella y nos distinguimos a donde quiera que vamos.

“Educar la mente sin educar al corazón no es educación en absoluto” – Aristóteles

Comparte la noticia

Archivo de noticias

 

AMIGOS DEL LICEO
  • Liceo Los Rosales
  • Bullying Prevention Program
  • OLWEUS
  • logomonterreal
  • MAEF
  • Fomento de Centros de Enseñanza
  • Centro Universitario Villanueva
  • Bachillerato Internacional
  • Liceo de Monterrey
  • ALCED
  • Fapace México
  • Universidad Panamericana
  • Centro Panamericano de Humanidades
  • IPADE
  • Diferenciada
  • Opus Dei
  • Club Arawaks
  • Universidad-de-Navarra539
Av. Insurgentes 2000 Monterrey, N.L. México C.P. 64659. Teléfono +52 (81) 8221 98 00
Derechos Reservados © 2012 Liceo de Monterrey.