Robótica, esencial como una carne asada

Por: Mario Vidaña[1]
Distribuidor de LEGO Education para el noreste de México y amigo del Liceo.

Marco Calasan (12 años) Ingeniero Certificado Microsoft; Carlos Blanco (16 años) Egiptólogo, reconocido por la Asociación Española de Egiptólogos; Jacob Barnett (14 años) PhD en Física Cuántica. Astrid Morales, pianista y Luis Roberto Ramírez Álvarez, ambos virtuosos genios mexicanos. ¿Qué tienen en común estos niños? ¿Qué es lo que hace que sobresalgan de los demás?

Como padres de familia, procuramos heredar a nuestros hijos educación de calidad y una formación que asegure su bienestar. La educación pública no ha satisfecho esos requerimientos y es por eso que muchos hacemos el esfuerzo para que nuestros hijos estudien en el sistema de educación privada. Aun así, muchos colegios de renombre hacen lo mínimo para elevar los estándares de operación de sus instituciones; se han convertido en grandes negocios antes que en centros de formación y aprendizaje.

¿Qué tienen en común los niños y niñas genio? El análisis de los casos individuales nos revela que, la intervención de los padres en el descubrimiento del genio dentro de sus hijos, es determinante no sólo de esta revelación, sino de la misma felicidad del hijo o hija. Otro factor involucra la facilitación de los recursos de aprendizaje y práctica, ya sea en la escuela o el hogar y finalmente, la exposición a ambientes competitivos.

¿Podemos encontrar estos factores en el sistema educativo actual?

Un estudio mundial realizado por la editorial Pearson sitúa a los países latinoamericanos debajo del lugar 36, mientras que sitúa a Finlandia, Corea del Sur y Japón en los primeros lugares[2]. Un vistazo a los programas c