No se le pueden pedir peras al olmo


Por Guillermo Arroyo Cota,

Miembro del Consejo de Administración de FIE,
Profesor de Apologética y Preceptor de High School.

Es un hecho incontrovertible que nuestro mundo está cambiando rápidamente aunque la dirección es caótica. Parece que la principal fuerza que ha producido los cambios es una búsqueda de felicidad que no parece que estemos logrando hallar. Hemos intentado encontrarla por la vía de los regímenes políticos, de los sistemas económicos, de la indiferencia ante la verdad