¡Y todo empezó con aquellos ocho chiquillos!